Clara Gutiérrez, pasión por las plantas

Esta semana hemos acabado el curso de Conversión de una explotación convencional a ecológica impartido por Clara Gutiérrez, bióloga, etnobotánica y experta en plantas silvestres. Clara lleva muchos años impartiendo cursos en Fraisoro Eskola sobre plantas medicinales, gastronómicas plantas que curan plantas… y también agricultura y horticultura ecológica. Hemos aprovechado la ocasión para entrevistarla.

  • Tú eres bióloga ¿Cómo empezaste a especializarte en agricultura ecológica?

Mi abuelo de Gernika era ingeniero agrónomo y cuando se casó con una sevillana , pusieron pimientos de Gernika en Sevilla, otras hortalizas del norte, frutales… También gestionaba grandes campos de maíz, algodón…. Todo esto despertó mi interés. Desde los 17 años iba a Francia a aprender a hacer preparados ecológicos, a asistir a cursos… Luego empecé a hacer investigación, practicando en el caserío en el que vivía mientras estudiaba la carrera. En aquella época, contactaba con los baserritarras de la zona para que me enseñaran distintas técnicas. Toda mi vida he estado observando y aprendiendo de aquí y allí: Zumaia, Gernika, después Andalucía, Colombia…

En Andalucía empecé asesorando a agricultores desde una escuela agraria.. Mientras tanto en mi propio caserío cultivábamos en biodinámico para consumo familiar y venta de excedentes. Y también trabajé para una empresa agrícola de Sevilla.

  • ¿Cuándo empezaste a dar formación?

Empecé impartiendo talleres ocupacionales sobre horticultura y jardinería ecológica en la Sierra de Aracena. En los años 80 todavía no existía ni formación ni titulación específica en estas materias. A la vez que impartíamos clases, estudiábamos, investigábamos y aprendíamos mucho. Y desde entonces no he parado de impartir cursos, hoy en día incluso on line.

  • Trabajas mucho con plantas silvestres. ¿Qué es lo que te llamó a especializarte en ese tema?

Desde siempre me han atraído las plantas silvestres. En la universidad me especialicé en botánica, pero las plantas silvestres no era un tema que se tratara en la facultad. Me dediqué por mi cuenta a estudiar, observar e investigar. Mucho después me metí en el Centro de Investigación de Estudios Serranos en Huelva y trabajé con otros investigadores y etnobotánicos. Lo mío siempre ha sido pasión y curiosidad por las plantas silvestres.

  • ¿Qué tienen las plantas silvestres que no encontramos en las plantas cultivadas?

Todas las plantas me fascinan, las cultivadas también ya que no son más que plantas que en otra época fueron silvestres pero fueron “domesticadas”. Las silvestres me impresionan especialmente porque salen solas y son perfectas en sus ciclos. Llegué a esa conclusión los dos años que viví en la selva colombiana: ese mundo era completamente silvestre y era perfecto.

  • En relación al curso actual; estás explicando el proceso de conversión de una explotación convencional en ecológica. ¿es este un proceso complicado?

Lo más complicado de todo es el cambio de mentalidad, el cambio en la manera de mirar. El inicio es complicado porque tienes que transformar. El segundo y tercer año es más fácil Pero actualmente hay técnicas de regeneración de aguas y de suelos muy rápidas y eficaces. Sólo hay que aprenderlas.

Yo tuve la suerte de que aprendí antes a cultivar en ecológico antes que en convencional. Lo que hacía mi abuelo en Gernika ahora se consideraría ecológico, pero antes era lo normal, lo que todo el mundo hacía. Por eso es importante conocer, mirar… Yo he tenido la suerte de conocer fincas ecológicas espléndidas y eso me ha convencido.

  • ¿Te parece que el futuro va a ir por ahí?

En la facultad me especialicé en ecosistemas y ahí comprendes la interacción entre todos los elementos. El planeta necesariamente está cambiando. Los humanos hemos contaminado y destrozado, pero ahora se está revirtiendo el proceso. De otra forma, es insostenible.

Como siempre, un placer charlar con Clara. No nos despedimos para mucho tiempo ya que el 23 de marzo la tenemos de vuelta en Fraisoro para impartir otro curso, esta vez sobre plantas indicadoras.

Deja un comentario